Page 26 - 9781937503857_text.indd

Basic HTML Version

Shari Arison
16
madre acerca de cosas que surgieron durante nues-
tras sesiones.
Otros encuentros no fueron menos difíciles: yo tenía
diez años cuando mi padre se volvió a casar, y una gran
ira que no sabía cómo enfrentar. Quería matar a mi
madrastra. Realmente me senté a hacer planes para
deshacerme de ella. A los doce años mis padres me
pusieron en tratamiento con una psicóloga especialista
en el método
Gestalt
, una metodología muy dramática
y estremecedora. En nuestra primera sesión la psicólo-
ga se echó al piso y me invitó a matarla. “Mátame”,
me dijo. “Muéstrame cómo me matas. Puedes estran-
gularme si deseas. Muéstrame cómo lo vas a hacer”.
Claro que no pude hacer nada y la fuerza y el impacto
del evento disiparon totalmente mi ira. “Algún día”, me
dijo, “tendrás que enfrentarte a tus miedos”. En aquella
época no entendí a qué se refería, ya que, como se ha
mencionado, no sabía identificar los sentimientos que
sentía como miedos, pero lo haría en el futuro.
Hoy, por supuesto, tengo una estupenda relación con
Lin, la viuda de mi padre, y nos queremos y respeta-
mos mucho.
Esas vivencias me enseñaron a sospechar de la psi-
cología. La confianza violada y el choque del trata-