Page 22 - 9781937503857_text.indd

Basic HTML Version

Shari Arison
12
los caminos me condujeron a mí misma. Pero aun
en las autopistas más rápidas el camino no es fácil.
Está lleno de desafíos y se requiere mucha pacien-
cia, voluntad y fe para levantarse y seguir adelante
incluso si nos caemos, y siempre, en alguna etapa,
nos caemos, porque nada es perfecto excepto Dios, y
cuando seamos perfectos, nos reuniremos por fin con
el Todopoderoso. Nuestra meta en esta vida es inten-
tar alcanzar la perfección, intentar hacer enmienda,
y enmiendas hay muchas. Cuando una termina, pasa-
mos a la siguiente.
¿Soy yo una persona religiosa? Hay quienes dicen que
soy más religiosa que los observantes, pero en mi
opinión, religión y espiritualidad son dos cosas dis-
tintas. Considero que la religión, como institución, es
un elemento divisor. Debemos elevarnos por encima
de las religiones y ver que, en realidad, todos somos
uno. Todos formamos parte de un mismo todo. Es
posible ser una persona religiosa que no está conec-
tada consigo mismo, con su esencia, y es posible ser
una persona no religiosa que está muy conectada con
ella, y viceversa. El significado de esta conexión es
la proximidad y conocimiento de la chispa divina que
se encuentra en cada uno de nosotros, la chispa que
es fuente de la esencia y la belleza interior. La fami-
lia donde yo crecí, por ejemplo, era muy laica pero